El Restaurante Portichuelo, más conocido, quizá, por sus comidas en platos y raciones, reserva para quienes quieren disfrutar de nuestra barra y sala el verdadero secreto de un magnífico tapeo andaluz.

Porque comer de tapas, además de ser también Gastronomía con mayúsculas, no deja de ser una elección de la vida cotidiana. Se puede descubrir, comer y disfrutar de todo, llama a amenas conversaciones, hace brillar las tertulias donde cada cual se expresa libremente, se bebe disfrutando verdaderamente de la calidad de nuestros vinos y, en definitiva, el ambiente de tapeo en el Portichuelo dispone al descubrimiento de nuevos sabores y quién sabe si de nuevas amistades.